domingo, 3 de abril de 2011

LA CULTURA DE LA MUERTE AVANZA EN LA CRISTIANDAD II

(Viene del anterior artículo)

REFORMA INICUA A LA CONSTITUCIÓN MEXICANA

Artículo 3° de la Carta Magna Mexicana

3 Se establece que el respeto a los derechos humanos deberá contemplarse en la educación que imparta el Estado. La educación deberá fomentar el respeto a los derechos humanos. Puesto que la no discriminación por “preferencia sexual” es exigida por los derechos humanos, conforme a esta Reforma, será lógico como siguiente paso y precisamente para no discriminar, que se enseñe en la escuela sobre la práctica de la homosexualidad, de forma explícita, entre otras cosas, puesto que actualmente ya se instruye a los niños sobre el acto sexual entre hombre y mujer. Esto aplica por igual en escuelas públicas y privadas, pues los planes de estudio de todo el País son determinados únicamente por la SEP y es obligatorio cumplirlos; de ahí lo grave del hecho.

Artículo 29° de la Carta Magna Mexicana


4 Prohibición de la libertad religiosa (2º párrafo del Art. 29). La libertad religiosa es cambiada por la Reforma a “libertad de profesar creencia religiosa alguna” pero añade que “…los actos religiosos de culto público pueden ser restringidos o suspendidos…”, por tanto, el Estado fácilmente podría censurar actores religiosos, prohibir actos de culto, etc. La libertad de profesión religiosa, creencia, o libertad de pensamiento, pertenece al fuero interno; la libertad religiosa, que esta Reforma elimina, es la que garantiza el culto y la expresión de esas creencias. Precisamente hace tan sólo 15 días, una Corte del Reino Unido negó a una pareja cristiana la posibilidad de ser padres adoptivos, basándose en el hecho de que ellos no aprobarían la homosexualidad. La Corte determinó que el derecho a la libertad religiosa estaba por debajo del derecho que exige la no discriminación basada en la orientación sexual.
Además, aprobar esta modificación, sería ir en contra de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos ratificada por México, que en su artículo 18 dice: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

A fin de  procurar en una nación la justicia y paz verdaderas, resulta de la mayor trascendencia que el Estado resguarde los Derechos Humanos y la Dignidad de la persona, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Derechos Universales que implican un bien tanto para el individuo como para la sociedad.

Sin embargo, en la actualidad, existen grupos,  instituciones y políticos que se han dado a la tarea de “fabricar derechos” para imponer la cultura de la muerte a nivel global, violentando la libertad de pensamiento, de educación, y la soberanía de las naciones, en beneficio de unos cuantos.

La citada Reforma, aprobada por los Senadores en lo general, resulta una clara muestra de ello. Ya que en la propuesta inicial se constataba, paradójicamente, un ataque frontal contra los auténticos derechos: a la vida, a la libertad religiosa, a la libertad de pensamiento y a la libertad de educación.



La mayoría de los senadores, hizo caso omiso del enorme riesgo que conlleva el configurar las preferencias sexuales como un derecho, lo cual tendrá un fuerte impacto en los ámbitos familiar, escolar, laboral y social.

Insistimos: hacemos un contundente y claro llamado a la unidad de la Sociedad Mexicana. Los invitamos para que esta vez a los congresos de los estados enviemos a cada diputado local un E mail, un telefonazo e incluso los que quieran ser aún más incisivos pueden cabildear directamente en sus oficinas del Congreso local de sus entidades. Tenemos la certeza de que este mismo llamado se replicará y se escuchará en numerosos Estados de la República, pues nos queda claro, que bajo las ventajas pragmáticas de esta Reforma, se encuentra la huella de la ideologización ventajosa con que algunos pseudo-representantes nuestros la mancharon y destruyeron. No estamos ni estaremos de acuerdo con esta Reforma, ni con acto legislativo o gubernamental alguno, en tanto que vaya en contra del derecho a la vida, del derecho de los padres a la educación de sus hijos o contra nuestra familia mexicana. Los ciudadanos recompensaremos o cobraremos cara factura a nuestros representantes por sus actos de gobierno.

No podemos dejar de alertar a nuestros hermanos Iberoamericanos, quienes también están en la agenda de los esbirros de la cultura de la muerte, como es el caso de Brasil, y Bolivia, entre otros que ya tocaremos en otra ocasión.

Exigimos a los congresos estatales la defensa de las auténticas libertades, la protección de nuestros niños, jóvenes y de la familia, conformada por un hombre y una mujer, así como de la Soberanía Nacional frente a doctrinas e ideologías distintas de la Cultura Mexicana.



FUENTES: Comité Nacional Provida A.C. Noticias Globales, Mexicanos por la Vida de todos, C-FAM, Vida Humana Internacional, ACIprensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada