miércoles, 11 de agosto de 2010

La Sexualidad humana en el mundo actual –II-


BANALIZACIÓN DE LA SEXUALIDAD

Continúa del artículo anterior…

Banalización científica.-

La banalización científica de la sexualidad va de la mano con la reducción cientificista del hombre, una consecuencia del método propio de la atea ciencia positivista. Es claro que en esta visión de la sexualidad humana, ésta queda privada de su importancia y trascendencia. El hombre ya no contempla la sexualidad como algo que le asemeja a Dios, sino que le convierte en dueño y señor de esa facultad. La sexualidad privada de la trascendencia, queda reducida a simple biología con unas propiedades operativas particulares. Se ponen en manos de los científicos y ‘expertos’ capacidades de manipulación y utilización del material humano en su sexualidad para que realicen con ellas las que deseen según su ideología y tendencias. En el enfoque científico, la sexualidad se reduce a un fenómeno biológico que no se distingue esencialmente de la asimilación de las proteínas por el sistema digestivo, o la acción de los neurotransmisores en las neuronas.

Las compañías de contraceptivos abortivos (píldoras, inyecciones, implantes, parches, PDD) etc, DIU’s, condones, equipos para abortos provocados, los científicos, médicos, tecnólogos, ministerios de sanidad y de educación, usurpando ese albedrío del ser humano, lo ejerce a su antojo. Destruida la finalidad natural de la sexualidad, ese poder queda a merced de los que lo tienen. Y ellos están con todas las posibilidades de manipular. Por lo mismo, ya no importará la bondad o maldad del ejercicio de la sexualidad y de sus consecuencias todas quedará en función de la utilidad. Por lo que entra dentro de lo que el hombre puede imponer: ‘Igualmente, usar los genitales masculinos y femeninos con los que se expresa la donación corporal indiscriminadamente, con la finalidad de obtener el placer propio de la unión sexual, supone un trastorno en una de las grandezas más peculiares y cargadas de sentido humano del ser y por eso es un atentado grave a la dignidad de la persona, con una cualificación ética exclusivamente propia, distinta de la que protege o expresa otras dimensiones humanas del cuerpo’.

La sexualidad como factor esclavizante.-

La sexualidad -por tanto- pasa a ser un arma de dominio. Genera por lo mismo, en especial, esclavas y esclavos en mayor cantidad. Aparentemente no lo son, porque se les vende una ilusoria libertad. La trivialización de la sexualidad es muy espinosa porque afecta al ser humano en su dignidad. El ser humano ya no ama al otro; lo ‘usa’, en cuanto le reporta una utilidad. No afirma al otro en el ser, sino que se le convierte en medio para algo: “No es extraño que, perdido el sentido trascendente y reducida la persona que nace a puro producto de los ciegos procesos de la fisiología, la mentalidad positivista vea el crecimiento de la humanidad con congoja y sospecha” (A. Ruiz Retegui).

La única diferencia se refiere a las posibilidades que se ofrecen a la razón técnica. Con el cientificismo, la sexualidad, como la persona humana y como el mundo mismo, ha perdido su misterio, pero no por un desvelamiento en profundidad, sino por una negativa convenenciera y mezquina. Ejemplos: Los contraceptivos abortivos, y La fertilización in Vitro.

Vamos por más en el siguiente artículo…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada