sábado, 24 de abril de 2010

Salud Sexual Reproductiva Parte I

Antecedentes de la Salud Sexual y reproductiva


La política externa norteamericana y consecuentemente la de Europa y Japón al ser aliados política y económicamente, estuvo y está marcada, por el Memorándum de Estudio para la Seguridad Nacional nº 200 (NSSM 200) - Implicaciones del crecimiento de la Población Mundial para la seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica y sus intereses ultramarinos, más conocido como Informe Kissinger), firmado el 24.4.74 por su entonces Secretario de Estado, Dr. Henry Kissinger. Allí se fijaron las bases del pretendido “Nuevo Orden Mundial”. Ese documento fue puesto en ejecución el 26.11.75, por el presidente Gerald Ford, mediante el Memorándum de Resolución de Seguridad Nacional (NSDM 314), y desde entonces, ha sido la fuente de inspiración de toda la política exterior de EE.UU., cualquiera sea el partido político al que perteneciera su gobierno federal, así como de los demás integrantes del Grupo de los 8 con unas pocas variantes.

El NSSM 200 planteaba la urgente “necesidad” geopolítica norteamericana, de utilizar la financiación para el desarrollo de las naciones más pobres, afirmando que“ sería mucho más efectivo y económico, usar esos aportes para fines de control poblacional que elevar la producción y la calidad de vida a través de inversiones directas en riego, empleos, proyectos de energía e industrias” , planteando para ello como “objetivo mundial: modificar drásticamente los niveles de fertilidad para el año 2000” . Con la siguiente prescripción: “La asistencia para el desarrollo... debe concentrarse en países que... den el uso más efectivo a nuestra asistencia... el Presidente en turno debe medir la determinación y el progreso de los países... empleando criterios, que incluyan lo siguiente: ... control total del crecimiento de la población”.


Después del intento fracasado de imponer un férreo control demográfico a los países del Tercer Mundo en la I Conferencia Mundial de Población de Bucarest (1974), y sólo éxitos escasos y parciales en la II Conferencia Mundial de Población de México (1984) organizadas por las Naciones Unidas, el gobierno de los Estados Unidos – siguiendo las directivas del NSSM-200 adoptó (entre otras) - , las siguientes directivas de gobierno:


1.- Es necesario poner el mayor énfasis en "motivar a los dirigentes de los países en vías de desarrollo para que acepten las actividades de planificación familiar". 2. -Para evitar la acusación de imperialismo, se decide disimular las políticas antinatalistas insistiendo en: "a) el derecho individual a determinar libre y responsablemente el espaciamiento de los hijos, y b) el derecho al desarrollo de los países pobres". 3.- Comenzar una tarea de reingeniería social provocando cambios culturales y "cambiando las creencias" (se refiere a creencias religiosas), para facilitar la hegemonía de los países centrales, especialmente los Estados Unidos, en el mundo.


Estas directivas se reflejaron claramente en el concepto y acciones sobre la llamada Salud Sexual y Reproductiva lo cual se divulgó masivamente a raíz de los documentos de las llamadas "grandes Conferencias de los 90", organizadas por la ONU: Río de Janeiro, Carta de La tierra, en 1992; Viena, sobre Derechos Humanos, en 1993; El Cairo, sobre Población y Desarrollo en 1994; Copenhague, sobre desarrollo Social y Beijing sobre la Mujer, en 1995; Estambul sobre habitat humano, y Roma sobre seguridad alimentaria mundial, en 1996. y las reuniones de seguimiento correspondientes, como El Cairo+5 en 1999, El Cairo+10 en 2004, El Cairo+15 en 2009, Beijing+5 en 2,000, Beijing+10 en 2005, y próximamente Beijing+15 y el día Internacional de la “Madre Tierra”. Los Estados Unidos y la ONU insistieron, a fin de que no emergieran, Los países subdesarrollados acusándolos de querer imponer el control natal total en dichos países, dispusieron la siguiente estrategia:


a) Instigar a los líderes de dichas naciones a promover la “Salud sexual y Reproductiva”. b) Involucrar en ello a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC´s), creando filiales de las que se dedican al control natal, La perspectiva de Género, A promover el Aborto, La homosexualidad, a los transgénero, etc. en los países desarrollados (IPPF, Population Council, IPAS y otras). c) Condicionar toda la ayuda económica exterior a metas demográficas, por instituciones como el BID, y otros. d) Dar una suerte de legitimación mundial a estas políticas, utilizando para ello el sistema de las Naciones Unidas.

En cuanto a la “reingeniería ética”, La Carta de la Tierra, para Mikhail Gorbachov, otro de sus inspiradores, es "el manifiesto de una nueva ética para el nuevo mundo", un verdadero 'Decálogo de la Nueva Era', base para un código de conducta universal que deberá regir al mundo. "Estos nuevos conceptos -dijo el ex premier soviético y antiguo jefe de la KGB-, se deberán aplicar a todo el sistema de ideas, a la moral y a la ética, y constituirán un nuevo modo de vida. El mecanismo que usaremos, será el reemplazo de los Diez Mandamientos, por los principios contenidos en esta Carta o Constitución de la Tierra".

¿Y en qué consiste este nuevo proyecto ético? En primer lugar, pone en duda la existencia misma de Dios, y por supuesto, la trascendencia de lo creado. Como consecuencia niega la existencia de la Verdad absoluta –llevando al relativismo-, un proceso sin fin para la búsqueda de consenso, aun sobre aquellas cuestiones en las que el consenso es un abuso. Y como no podía ser de otra forma, detrás está la masonería, los Illuminati, especialmente en los continentes americanos y europeo. Continuaremos tratando este tema.…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada