sábado, 22 de mayo de 2010

Perspectiva De Genero


¿PERSPECTIVA DE GÉNERO O PERSPECTIVA DE FAMILIA?

Perspectiva de Género

Decíamos en el artículo anterior que está claro pues, que la meta de los promotores de la - perspectiva de género -, es desconstruir la sociedad, es el llegar a una sociedad sin clases de sexo. Y que para ello, proponen desconstruir el lenguaje, las relaciones familiares, la reproducción, la sexualidad, la educación, la religión, la cultura, entre otras cosas. Es por eso que una de las principales activistas norteamericanas de la -Perspectiva de género- en su empecinamiento nos dice:

"El final de la familia biológica eliminará también la necesidad de la represión sexual. La homosexualidad masculina, el lesbianismo y las relaciones sexuales extramaritales ya no se verán en la forma liberal como opciones alternas, la misma 'institución de las relaciones sexuales', en que hombre y mujer desempeñan un rol bien definido, desaparecerá.

Estas palabras de Alison Jagger, autora de diversos libros de texto utilizados en programas de estudios femeninos en Universidades norteamericanas, revelan claramente la mega-hostilidad de las ‘feministas del género’ frente todo lo que se perciba o respire a familia natural. Al parecer, la principal razón del rechazo feminista a la familia es que para ellas esta institución básica de la sociedad "crea y apoya el sistema de clases sexo/género". Así lo explica obcecadamente Christine Riddiough, colaboradora de la revista publicada por el grupo internacional anti-vida que por cierto no sólo mienten al llamarse ‘Católicas’ sino que son furibundas enemigas de la Iglesia Católica Apostólica y Romana: Catholics for a Free Choice" ("Católicas por el derecho a decidir"):

La familia nos da las primeras lecciones de ideología de clase dominante y también le imparte legitimidad a otras instituciones de la sociedad civil. Nuestras familias son las que nos enseñan primero la religión, a ser buenos ciudadanos… tan completa es la hegemonía de la clase dominante en la familia, que se nos enseña que ésta encarna el orden natural de las cosas’. Pensamos que ninguna mujer debería tener esta opción. No debería autorizarse a ninguna mujer a quedarse en casa para cuidar a sus hijos. Las mujeres no deben tener esa opción, demasiadas mujeres podrían decidir por ella’ -¿¿??-. El entorno privado se considera como secundario y menos importante; la familia y el trabajo del hogar como ‘carga’ que afecta negativamente los proyectos profesionales de la mujer-¿¿??-.

Este ataque declarado contra la familia, sin embargo, contrasta notablemente con la Declaración Universal de los Derechos Humanos promulgada, como es sabido, por la ONU en 1948, cuando todavía se defendía y promovía la familia. En el artículo 16 de la misma, las Naciones Unidas defienden enfáticamente a la familia y al matrimonio.

Perspectiva de Familia

El Papa Juan Pablo II, por su parte, tiempo antes de la Conferencia de Pekín, ya había insistido en señalar la estrecha relación entre la mujer y la familia. Durante el encuentro que sostuvo con Gertrude Mongella, Secretaria General de la Conferencia de la Mujer, previo a la cumbre mundial, dijo: ´No hay respuesta a los temas sobre la mujer, que pueda pasar por alto la función de la mujer en la familia…. Para respetar este orden natural, es necesario hacer frente a la concepción errada de que la función de la maternidad es opresiva para la mujer’.
Claro que los promotores de la cultura de la Muerte, del feminismo de género, no lo entienden de ningún modo por la gran obstinación que afrontan. Una obra de arte se valora desde una visión de conjunto no sólo la parte material. Algo semejante viene sucediendo, y cada vez más notablemente, con la familia. Algunas visiones de ella se reducen a estancarse en tal o cual aspecto haciéndolo aparecer como esencial, absoluto y verdadero cuando en realidad no es así, como por ejemplo dar relevancia únicamente al aspecto sexo genital; La deforman.

Hay algunos que afirman que la familia, tal y como hasta ahora todavía la reconocemos, no es más que un escalón en la inmensa escalerilla de una sociedad en evolución es el caso de la - Perspectiva de género – que asegura que hay por lo menos 5 tipos de familia. El hombre, según esta visión, al ir "evolucionando" con la tecnología y la ciencia, va necesitando menos de la familia natural, hasta que llegará a un punto en que resultará innecesaria. Otros ven a la familia como un instrumento del cual valerse para hacer esto o aquello que no se puede hacer como individuos y después de lograrlo desecharla o cambiarla según convenga o sea más útil. Es el caso de los que llegan al matrimonio pensando en sus intereses, pero con la meta a plazo corto en el divorcio.

Algunos más ven en la familia un mero producto del cual se pueden sacar muchos beneficios individuales. Todas esas visiones justifican su validez destacando su utilidad. Sin embargo no todo lo útil es válido ’el pincel de un pintor es útil también para herir a otra persona, pero no por ello el artista lo va a usar para lastimar a cuanto ser humano se le pone enfrente’.

Si interrogáramos al creador sobre la familia, nos recordaría que todo ser humano tiene su origen en una. Es en ella donde todo hombre o mujer recibe las primeras nociones del bien y del mal y donde aprende valores y virtudes, donde aprende a ser una persona que necesita relacionarse con otros. En la familia el hombre reconoce que es un ser social, una persona que es valiosa y que puede ayudar a otras personas valiosas. Sin entrar en detalles, el hecho de que haya familias disfuncionales es algo antinatural, y si me apuran les diría que en gran parte las hay por las corrientes ideológicas que están tratando de destruirla, y que han permeado a una buena parte de la sociedad. Y precisamente estos estándares han ido haciendo parecer esas situaciones como "normales".

¿Y es que una visión deformada de la familia tiene sus consecuencias negativas en la vida diaria? Ciertamente. Una verdadera perspectiva de la familia, en el plano de la ideas, defiende el valor de la persona y reivindica la figura del matrimonio. Una verdadera perspectiva de la familia, en el plano de la acción, suscita políticas sociales y económicas que la defiendan y promueve la participación de la sociedad civil. Una verdadera perspectiva de la familia une el diálogo ideas-acción fomentando el conocimiento de un conjunto coherente y eficaz. Defender a la persona es defender a la familia y en consecuencia a toda la sociedad. El ser humano es un ser social: necesita a los demás y los demás le necesitan. La familia recuerda que la persona humana desde que nace lo hace en el grupo esencial que funda toda sociedad: la familia misma.

La familia, además, está indisolublemente unida fundada en la realidad del único matrimonio posible: el de un hombre con una mujer. En el matrimonio, hombre y mujer encuentran su papel de cara a la sociedad y ese papel es a la vez transmitido a los hijos. El hecho de que cada vez con mayor frecuencia se hable de "otras formas de matrimonio" o de uniones equiparadas a éste, propugnada por las ‘corrientes progres’, como la ‘perspectiva de género’ no es más que la confirmación de una incorrecta visión de la familia y la carencia de bases racionales sólidas y éticas que amparen como válida, lícita y justa, no únicamente útil, la unión entre personas del mismo sexo. La misma naturaleza nos lo dice: de la unión de un hombre y una mujer se da origen a nuevas vidas; de la unión entre personas del mismo sexo no. O lo que es lo mismo: uno más una igual a matrimonio; uno más uno igual a dos. Reconocer la relación intrínseca matrimonio-familia es reconocer la relación del artista con su obra maestra.

Volveremos a tratar de este tema…


No hay comentarios:

Publicar un comentario