jueves, 30 de septiembre de 2010

EXORTACIÓN A LOS MINISTROS DE LA SCJN A LA ALDF A MARCELO EBRARD - III






Continúa del artículo anterior…

EL PUEBLO DE MÉXICO PIDE SU RENUNCIA.

Sepan, que a lo largo y ancho de la República Mexicana, se alzan y alzarán voces para decirles, una y otra vez: ¿Dónde quedó la Justicia en México?... Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que han estado votando en contra de la dignidad humana y la Familia, han pisoteado la calidad moral de la Máxima Instancia de Justicia en México, y ya los juzga la Historia, y no es para menos, pues ustedes han estado dando muestras (algunos desde hace más de 15 años) de incongruencia con su alta investidura frente al País, al cometer incluso faltas de leves a graves, registradas en el mismo consejo de la judicatura federal, que nos hablan de que tienen en su corazón y porque están actuando tan deleznablemente. Estas palabras son ya historia y ahora son mucho más benévolas que aquéllas que al paso del tiempo, inexorable, serán las que describan la página más vergonzosa contra los derechos humanos de la Historia de México.


En cuanto a los diputados del distrito federal desde la anterior asamblea sus iguales, y en la presente asamblea ustedes los de los partidos de la izquierda radical, en especial el PRD, PT, y algunos del PRI, han estado con un mayoriteo y una serie de medidas fascistas, con leyes dictatoriales contrarias a la democracia, denigrando su misma representatividad que no les da más poder que el de representar al pueblo que los eligió y no pueden legislar contra la voluntad de los electores; (les recordamos aquí la encuesta que mencionamos en la primera parte de estos artículos, y existen otras más que no referimos aquí) esto, insistimos, pone de manifiesto una dictadura con la que han golpeado los derechos humanos más elementales como el derecho a la vida y el derecho a la única familia natural que existe, sacándose de la manga falacias en cuanto a los supuestos derechos de la mujer para asesinar a sus hijos, y derechos de los homosexuales para unirse en homomonios, (que no en matrimonios) y subyugando contra todo incluso con el más elemental método científico, el derecho de los infantes presente en la carta de los derechos de los niños a tener un papá y una mamá.


Por lo demás don Marcelo Ebrard con el mayor desprecio al derecho a la vida y a la familia, contenidos en la Carta internacional de los derechos humanos y en la carta de los derechos de los niños, pasando por pactos como el de San José que obliga a México, actuando con claras decisiones totalitarias y antidemocráticas, decidió avalar la conjura contra la vida y la familia denigrando usted también su representatividad al frente del gobierno de la Capital Mexicana, pudiendo con su veto haber rechazado tales acometidas a los hijos, la sociedad y la familia mexicanas, lo cual tendrá, no lo dude consecuencias irreversibles en sus aspiraciones políticas.

Hoy, como juraron en su protesta al asumir su cargo, “la Nación les demanda y les reprueba su actos contrarios al bien de la nación”. Hoy, su reputación y estatura moral, está en duda y no es posible que así, continúen en su cargo, si no rectifican todo lo que han dictaminado falazmente, dando marcha atrás con sus anodinas decisiones.

Señoras y señores Ministros de la SCJN:

Sergio A. Valls Hernández, Olga Sánchez Cordero, José Ramón Cossío Díaz,

Luis María Aguilar Morales, José Fernando Franco González Salas,

Margarita Beatriz Luna Ramos, Arturo Saldívar Lelo de Larrea, Juan N. Silva Meza.

Gobierno del D.F.

Marcelo Ebrard

A.L.D.F.

Diputados(as) del PRD

Diputados(as) del PRI

Diputados(as) del PT

Si les queda algo de dignidad y honor, ¡Renuncien! En caso de que decidan no dar marcha atrás en los daños perpetrados a las familias mexicanas.


Gracias a Yo Influyo.com, Vida humana Internacional,Comité Nacional ProVida, Catholic.net, Aciprensa, Church Forum etc. por sus valiosas aportaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario