martes, 14 de septiembre de 2010

OTRA CAMPAÑA MENTIROSA POR ORGANIZACIONES FEMINISTAS RADICALES






La Gran Farsa

La campaña que han estado haciendo las feministas radicales en La República Mexicana, pero en particular en el estado de Guanajuato ha sido una maniobra plagada de mentiras para "sensibilizar" la opinión pública, en contra de la penalización del aborto, y el blindaje en defensa de la vida desde la fertilización del óvulo por un espermatozoide en más de la mitad de la República mexicana.

“En realidad no son mujeres presas "por abortar espontáneamente", que era la acusación que se imputaba al gobierno del estado por esos grupos feministas radicales, y se ha demostrado que no existen tales casos en Guanajuato" el delito que cometieron se llama homicidio en razón de parentesco, (madres asesinando a sus propios bebés recién nacidos) señaló el Supremo tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato, en seis casos quedó probada la culpabilidad, sólo a una de las mujeres (Alma Yareli Salazar) no se le acreditó la autoría criminal. En los seis casos restantes se comprobó con dictámenes médicos “que el producto vivió y que hubo una acción de la madre que provocó la muerte”. Uno de los menores, dijeron, fue arrojado a una letrina para que falleciera y los demás padecieron la obstrucción directa de las vías respiratorias para que fallecieran por asfixia mecánica.



En los juicios realizados a estas mujeres, los Juzgadores de Guanajuato no violaron las garantías individuales, valoraron correctamente las pruebas y aplicaron las sanciones conforme a derecho, pasaron por la primera y segunda instancia y el amparo”. Claro, como siempre, las abortistas dan un "vuelco" a la historia, totalmente sofista.

El gobernador del Estado de Guanajuato, reiteró que la Procuraduría de los Derechos Humanos del estado y el Alto Comisionado en Derechos Humanos de la ONU establecieron que "no existen mujeres presas por aborto" y con las respuestas contundentes de esas instancias se echó por tierra definitivamente la falsa denuncia de grupos feministas fundamentalistas que aseguraban la existencia en Guanajuato de mujeres sentenciadas por abortar espontáneamente, y que eran víctimas de la justicia mexicana por la ley que protege la vida desde la concepción (denostar esta ley es el objetivo real que persiguen). Y se deja "clara y contundentemente demostrado que no es cierto tal aseveración, es una falaz mentira con la cual se faltó a la objetividad y a la verdad" por tales OSC’s.





La respuesta “Políticamente correcta”
Sin embargo de Manera inexplicable, y demostrando pavor y pusilanimidad ante la presión de los grupos radicales y del propio congreso del estado para una situación que ya tenía a favor de la justicia, el Gobernador de Guanajuato, envío una iniciativa al Poder legislativo de Guanajuato, que redujo las penas para las madres que asesinaron a sus hijos a unas que permitieran ser liberadas a las reclusas de forma inmediata, convirtiendo la justicia en el estado de Guanajuato en una charlotada.

Cabe aclarar que de ninguna manera presentamos en este artículo una actitud misógina, pues respetamos y valoramos profundamente a las mujeres a quienes les reconocemos una dignidad ineluctable, simplemente no estamos de acuerdo que por un pánico escénico las autoridades conviertan la justicia en una parodia de la misma, ya sea para hombres o mujeres, pues la conclusión de esta situación es que tácitamente se concede en la práctica lo contrario a lo que se demostró en apego a Derecho, y de esta forma el camino está libre para otras mujeres o varones que podrán asesinar a sus propios bebés si les estorban sabiendo que las penas en caso de que sean encontradas culpables, les permitirá que no lleguen a pisar la cárcel, y si lo hacen sus gobernantes son lo necesariamente asustadizos para que las liberen en cuanto los grupos de feministas radicales presionen un poquito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario